(Si queréis ver mejor la infografía por obra y gracia de GOOD.IS, no tenéis más que clicar en la imagen)

Es conocido el dato de que España es uno de los países con una mayor ratio de encarcelamiento de Europa. Y ello, aún siendo un país con unas ratios de delincuencia bastante bajas.

Sin embargo, afortunadamente la magnitud del problema no llega, ni llegará, a los extremos de Estados Unidos, que tiene el honor de ser la nación con mayor tasa de encarcelamiento de todo el mundo. En total, 743 de cada 100.000 norteamericanos se encuentran actualmente en prisión. Si comparamos, en España la ratio es de 158 reclusos por cada 100.000 habitantes, y la media mundial se sitúa en los 168 por 100.000, y una tasa 14 veces mayor que el país con menor ratio de encarcelamiento, Isandia.

Gracias a la crisis, en el país de la libertad están volviendo a optar por las medidas penales alternativas. Pero ojo, no lo hacen por una cuestión de humanidad, ni parece importar la efectividad. Simplemente se trata de una prioridad para/con la economía, una medida de ahorro para contener el gasto producido por tener una ratio tan alta.