Hoy, a caballo del recelo editorial que comentaba hace unos días, me he encontrado con un excelente análisis en dos partes titulado  «Los impulsores de Libranda no creen en Libranda»  (la segunda parte la puedes leer aquí) del que recomiendo su lectura completa. Para abrir boca, algunas cifras reveladoras que presenta el autor del post: 

 

«¿Cómo es posible que a enero de 2012 los impulsores de Libranda sólo hayan digitalizado, de media, un 2,2% de sus títulos a la venta? ¿Cómo es posible que a enero de 2012 el todopoderoso Grupo Planeta sólo haya digitalizado el 1,2% de sus títulos a la venta y otro gigante como Santillana sólo haya alcanzado el 2,2%?

¿Cómo es posible que, en comparación, editoriales mucho más pequeñas hayan digitalizado ya el 6,7% (Wolters Kluwer) y el 10,5% (Roca Editorial)? Se supone que para ellas el esfuerzo en digitalización es mucho más importante, pues el impacto total sobre la cifra de negocio es mucho mayor.»

 

Las grandes editoriales juegan con fuego…