Ya denuncié en su momento los precios prohibitivos que ofrecían las revistas académicas, exponiendo como modelo a seguir plataformas como Deepdyve, que hacen accesible la ciencia a precios muchos más razonables. 

Hoy, un breve ejemplo del absurdo que supone promover precios tan sobredimensionados a las revistas académicas: Quiero comprar un libro y veo que en la revista Criminal Justice Review han realizado una reseña sobre el mismo. Accedo para consultar el precio del PDF y me encuentro con el precio que véis en la imagen por un resumen de dos páginas sobre un libro, ni más ni menos que 25 dólares (¡y solo por un día!).

¿Cuánto vale el libro completo que se reseña en formato digital para kindle? Poco más de 6 euros. Y si lo queremos en papel y con tapa dura, 21.  Si busco opiniones sobre un libro es precisamente para saber si vale la pena adquirirlo o no. Pero si para tener esas opiniones debo pagar 5 veces más que lo que me costaría el libro, creo que la elección está clara: compraré el libro directamente.