Menu

Historias que pueden cambiar nuestro rumbo

Historias que pueden cambiar nuestro rumbo

Sé que últimamente el blog parece haber derivado en una suerte de espacio de autoayuda, pero creo que el hastío al que llevamos sometidos desde 2007 es tal que hay que creo que hay que cambiar radicalmente el enfoque que tenemos en torno al futuro de España, así que aquí está mi granito de arena para animar al cambio. No estamos en ruinas (todavía), pero lo estaremos si continuamos con esta dinámica de negatividad. Es momento de buscar historias inspiradoras, casos que nos hagan ver que con esfuerzo y ingenio se pueden encontrar oportunidades donde parecía no existir salida alguna.
La primera historia es la de un jóven español de 24 años que se encuentra en paro y que se ha propuesto como reto hasta final de año correr un kilómetro más por cada día que siga sin trabajo.  Según sus cálculos, en caso de no obtener trabajo, en fin de año le tocaría correr 30 kilómetros. Y de ser así, se plantearía entonces trabajar en el extranjero. Me parece una iniciativa magnífica, ya que consigue dos cosas: positivizar una situación negativa (encontrarse sin trabajo) convirtiéndola en un reto (correr un kilómetro más cada día); y en segundo lugar ofrecer un diferencial de fortaleza física y mental ante la adversidad. En la entrevista que le hacen en equipos&talento afirma algo que creo que se nos tiene que meter a todos en la cabeza “He tenido varias experiencias internacionales y siempre me han parecido muy positivas. No me importaría irme a trabajar fuera, sin embargo prefiero dedicar un tiempo a intentarlo aquí. Con esfuerzo e ilusión todo es posible, a pesar de que las cosas estén complicadas.” . El subrayado es mío, y me gusta destacarlo porque creo que se nos está inculcando la idea a los jóvenes de que aquí no hay nada que hacer, que lo mejor es irse fuera. ¡Pues no nos da la gana! No se puede permitir que se pierda todo el potencial que precisamente nos puede sacar de ésta. Hay muchísimo talento que puede ser capaz de sacar adelante cosas muy importantes con poquísimos recursos. Con un poco de confianza y una oportunidad somos capaces de cualquier cosa, y queremos que ese activo se materialice en nuestro país.
La segunda historia es la de un caso incluso divertido por cómo se explica. Trata de un chico de Barcelona al que, tras ver como le robaban su bicicleta por segunda vez, decidió moverse por sí mismo para recuperarla con un trabajo obsesivo de investigación que le llevó a dar con el ladrón. Os recomiendo leer la historia completa, me parece un relato excelente y muy auténtico, que además termina con una reclamo que coincide con lo que comenté hace un par de semanas: “La gente también habla mucho, y no hace nada. La gente también se queja mucho, pero no se mueve de su sofá. La gente le da muy rápido a un like en Facebook, pero después sólo aparecen ocho y tú nueve. Que no pasa nada, me los quiero a todos, pero es una situación que se puede extrapolar a otros temas y conflictos. Pero como he dicho, ya paro.”. Este joven, en lugar de llorar por su bici robada y reclamar a la nada, dedicó horas y horas a investigar y tramar un plan poniéndole mucha imaginación, y lo consiguió.
La tercera historia es una iniciativa que pertenece a mi campo profesional. Se trata de una petición del grupo Criminízate  por el reconocimiento profesional de los criminólogos en España, que cuenta ya con el apoyo de más de 3200 firmas. Creo que, independientemente de si fructifica o no la iniciativa, tiene mucho de positivo en tanto que sirve para comprobar hasta qué punto existe apoyo a la figura del criminólogo en España. 3200 firmas creo que es una cifra nada despreciable, y que debe animarnos a seguir adelante reivindicando nuestro lugar, que para nada estamos solos.

Las personas debemos apostar fuerte y apoyar como nunca antes una estrategia de I+E+I : Ingenio, Esfuerzo y Ilusión.

P.D: Una cuarta historia, de la que hablé ayer, ya ha reunido en menos de 48 horas más de  110.000 firmas  🙂

Actualización a 4 de diciembre. Casualidades de la vida, ayer coincidieron dos hechos significativos relacionados con dos de las historias que cuento. Y es que el joven que corría cada día un kilómetro para conseguir un empleo ya no tendrá que correr más;y relacionado con la tercera historia, ayer se aprobaba la creación del primer colegio oficial de criminólogos en España, concretamente en la Comunitat Valenciana. ¿Quién dijo que no se podían cambiar las cosas?

0 Comments Leave a reply

    Leave a comment

    Your comment(click button to send)

    Share

    This is a unique website which will require a more modern browser to work!

    Please upgrade today!