Lo prometido es deuda, y ahí va el segundo vídeo para AntiTrabajo.

Tema de hoy: de cómo he superado, gracias una técnica milenaria, mi miedo a volar. Bueno, de milenaria tiene poco, y dudo de si en realidad es contraproducente.

Cosas que voy aprendiendo:
Hay una diferencia abismal entre mi expresión escrita (donde sintetizo mucho más) y la oral (donde me enrollo como una persiana y me cuesta más expresarme).
Cuesta mucho arrancar a hablar los primeros minutos, sobretodo si pasa gente por la calle, pero llega un momento en el tienes realmente la sensación de estar hablando con alguien en vivo (quizá esto es para que me lo mire bien…). #FlyOnTheWingsOfSkate

Cómo podemos ser tan diferentes y a la vez tan parecidos