Carlos Pérez Vaquero es una de esas personas enciclopédicas difíciles de encontrar hoy en día. En tiempos donde tenemos acceso rápido a cualquier tipo de información en la red, Carlos sigue haciendo un buen uso de su memoria, donde almacena multitud de historias y anécdotas interesantes que contarnos. Si estás una tarde con él, a buen seguro que aprendes dos o tres cosas nuevas entre lo que te explique.

Como ya he contado en otras ocasiones, Carlos fue uno de los pilares en la gestación de Criminología y Justicia. Sus consejos fueron fundamentales para poner el proyecto en marcha, y solo por eso ya tiene el cielo ganado. No en balde, su experiencia como director de la revista Quadernos de criminología ayudó sobremanera.

Pero lo que aquí nos interesa de él es su parte de docente, que tuve la oportunidad de ver de cerca durante el viaje que nos llevó a dar diferentes conferencias por México. En ellas pude comprobar la capacidad para transmitir conocimiento con pasión y sobre todo, sin aburrir a los asistentes, que quedaron encantados con su estilo distendido. En parte ello se debe a su ánimo incansable, y cuando digo incansable me refiero a que no estaba ni un solo momento quieto y siempre encontraba algo que hacer o algún lugar que visitar entre viaje y viaje.

Puedes leer la entrevista haciendo click AQUÍ