La clave está en el contenido, no en el envoltorio

Ayer me descubrieron un magnífico restaurante situado en pleno epicentro…