¿Sabías que he publicado un libro? Se llama "Nadie debería trabajar jamás"

Vaya por delante que Booquo, la plataforma digital de libros y películas basada en la nube y  recientemente inaugurada por Círculo de Lectores, me parece una excelente iniciativa que asegura que este longevo club de lectura permanezca en nuestros hogares durante unos cuantos años más (aunque  cada vez ocupará menos espacio en nuestras estanterías).

Sin embargo, me parece que no han sido lo suficientemente atrevidos con el servicio premium que ofrecen. Estas son  las ventajas que te ofrecen por formar parte de dicha plataforma por un precio de 9,90 al mes (el primer mes puedes probarlo por 0,99):
  • Acceso a la biblioteca de Booquo (a día de hoy dispone de unos 300 títulos, que pretenden ampliar a 1.000) sin límites.
  • Acceso a una novedad al mes de cualquiera de los canales temáticos de los que dispone, a saber: Ciencia, Historia y engimas, Crimen, Ficciones, De Lletres. ¿Qué es un canal temático? “Son espacios dedicados a tus temáticas favoritas: ciencia, novela negra, narrativa, empresa, etc. En cada canal tendrás una selección de grandes novedades de eBooks, contenidos adicionales sobre la temática, una revista digital especializada y contacto directo con autores.”  
  • Puedes leer los libros en cualquier dispositivo a través de cuenta, tanto online como offline. 
Parece que la oferta realizada no es mala, y no lo es del todo. Sin embargo, veo dos deficiencias en el servicio ofrecido:1. La oferta premium el primer mes. ¿Cual es la razón para que una prueba de 30 días te cueste 0,99? ¿Va a generarle mucho beneficio a Booquo esa ínfima cantidad, en comparación con la cantidad de potenciales lectores que perderá por no dar la posibilidad de probar el servicio de forma gratuita? Si además se trata de un servicio nuevo, que mejor que facilitar su uso, contribuyendo así a aumentar exponencialmente el boca a boca. Sorprende que se tomara esta decisión, más teniendo en cuenta que las grandes plataformas de la  industria cultural en la nube (véase Spotify) utilizan la prueba gratuita para captar clientes. Yo mismo, que en su momento llegué a ser antiSpotify, acabé sucumbiendo a su cuenta Premium. Una pena que no se optara por la gratuitad del servicio por tiempo limitado, ya que ello provocará con toda seguridad una ralentización en la difusión y crecimiento de Booquo.2. Sin duda sus razones tendrá círculo de lectores para limitar a la lectura de una sola novedad de sus canales temáticos. Me parece un tanto escasa. De hecho, creo que la mejor opción habría sido que aquellos que paguen religiosamente sus 10 euros al mes tenga acceso a todos los libros, tanto novedades como ebooks de la biblioteca. Probablemente el encargado de llevar las cuentas de Booquo se escandalice al leer esto, pero ¿qué necesidad había de establecer ese límite? ¿es que realmente los libros de la biblioteca no valen lo suficiente como para que los usuarios le vayan a dedicar atención? ¿cuántos libros creen que leerá realmente el miembro premium al mes? Siendo optimistas, tres o cuatro.
Como con los restaurantes de buffet libre, siempre habrá el típico hambriento (o abusón) que devorará trescientos ebooks en un mes, pero este viene siendo más la excepción que la regla.
Ofrecer total libertad para disponer del catálogo de Booquo al gusto del autor habría sido sin duda la alternativa más razonable, y incluso la más coherente cuando se busca conertirse en una verdadera comunidad digital de lectura. Otra comparación odiosa con Spotify: por el mismo precio que Booquo, tienes acceso a toda la música de la que disponen, novedades o no, sin limitación alguna de tiempo. Que ofrezcan todo su catálogo sin excepciones no implica que el usuario vaya a consumir todo de lo que dispone. Simplemente, acaba seleccionando y escuchando aquello que realmente le gusta o le interesa, por lo que dicha libertad al fin y al cabo no implica un mayor o menor consumo. Así mismo, no tengo ninguna duda de que la cantidad de usuarios que accederían al servicio con esta oferta también se vería incrementada, y si realmente creen que este tipo de servicios son el futuro de la industria cultural, bien vale la pena armarse de un buen número de fieles premium.

Una forma de subsanar el error y comprobar que realmente es más efectiva esta opción sería ofrecer dos tipos de servicios premium: uno tal como lo ofrecen, y otro con el catálogo completo. De todos modos, seamos realistas: está claro que las editoriales siguen siendo reticentes a “regalar” libros, y probablemente Booquo se haya encontrado con muchas objeciones por parte de estas para poder llevar a cabo un proyecto viable y promover un catálogo interesante. Luchar por convencer a estas de que la amplitud en la disponibilidad de libros es lo que hará crecer a la comunidad será la tarea pendiente que influirá en el éxito o fracaso de dicha iniciativa.

P.D 1: En un próximo post os contaré mi aventura con el servicio premium de Booquo (sí…pagaré esos 0,99 Euros que me piden…)

P.D 2: Como creo que Booquo merece tener derecho de replica, he enviado el artículo a la dirección de Círculo de Lectores. Si hay novedades, las publicaré próximamente.

Actualización a 6 de marzo de 2012: En respuesta a mi post, los compañeros de Booquo decidieron contestar amablemente a mis dudas, cuya réplica podéis leer en Las razones de Booquo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *