Modo Noche Claro

Cuando he empezado a escribir este post mi intención era dirigir todo un elenco de críticas al modo con el que los medios de comunicación estaban tratando el accidente ferroviario ocurrido en Santiago. Todos los medios, sin excepción, se han afanado en difundir y poner en portada imágenes y vídeos que nos ponen a todos los pelos de punta, mostrando un nulo respeto a los fallecidos, los heridos y todos sus familiares, y en general al pueblo gallego.
Bajo un hasthag del tipo ‪#‎todosconGalicia‬ parece que su conciencia quede tranquila y tengan libertad de acción para que el modo de mostrar la información sea lo más explícito posible. No solo son sensacionalistas sino que, para más inri, se jactan de apoyar a las víctimas con un cinismo digno de admiración.
Sin embargo, hay una cosa importante que hay que tener en cuenta. Que todos los medios coincidan en el modo de difundir el accidente como puro morbo no es casual. Aparte del emisor, hay un receptor que, aunque no nos guste reconocerlo, reclama ese tipo de imágenes.
Somos nosotros, los consumidores de esa información, también responsables de que se trate del modo en que se hace, y que se haga de una tragedia un espectáculo. El morbo y la violencia, sea real o ficcionada, hace que nos hierva la sangre, y no hace falta decir qué contenidos se encuentran ahora mismo entre los más compartidos en las redes sociales. Suelo acompañar los posts con enlaces a lo que menciono, pero para el caso no lo voy a hacer porque todos hemos visto lo que se está difundiendo sin ningún tipo de reparo.
El problema no son entonces los medios de comunicación, sino nosotros, los seres humanos, que somos incapaces de controlar esa parte tan deplorable de nuestro interior, con el consiguiente daño que todo esto causa a las víctimas.
Si realmente queremos respetar a las víctimas, por favor, hagamos un pequeño esfuerzo y dejemos de promocionar imágenes y vídeos del suceso. Ya sabes que hay una barbaridad de muertos y otros tantos heridos, que el tren iba a demasiada velocidad y que el descarrilamiento ha sido terrible, y no debería hacernos falta ver nada para imaginarnos lo dramático de la situación. Apaga la tele. Deja el periódico para otro día, no lo compres, o no leas su edición digital, y no compartas más que aquéllo que pueda actuar en beneficio de las víctimas. No hace falta tragarse toda la mierda con la que nos están ametrallando en las últimas horas para hacerlo. Dejemos trabajar a los profesionales y colaboremos en la medida en que esté a nuestro alcance. Afortunadamente, igual que conservamos esa parte tan deleznable y que tanto detesto, este tipo de sucesos sirven para ver que la colaboración ciudadana y la ayuda al prójimo puede aparecer con fuerza en los momentos más críticos. De vez en cuando ese hijo de puta que llevamos dentro queda marginado y podemos estar orgullosos de las acciones de las personas.
Finalmente, si no podemos hacer nada, estemos presentes no ahora, sino en el momento en el que las víctimas van a necesitar más apoyo social, que es cuando éstas empiezan a ser olvidadas, porque lo van a necesitar.
Ése es el único respeto posible ahora mismo. Todo lo demás es un teatro que debemos (y podemos) evitar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para seguir leyendo

Euroloto 24 y sus prácticas…poco éticas

Hace un año compartía con vosotros un post en el que hablaba de cierta llamada de una empresa con sede en Palma de Mallorca a nombre de Euroloto 24, que se dedicaba hacer llamadas telefónicas diciéndote que eras uno de los afortunados por conseguir un premio de 800 apuestas del Euromillón equivalentes a 1600 euros, pero que en realidad tenía trampa: se trataban de apuestas conjuntas cuya participación real era de 16 euros en una peña conjunta de 99 personas más.
Podéis ver el artículo completo aquí.

No contentos con seguir engañando a la gente (me reafirmo en ello porque los indicios y testimonios que están apareciendo dan lugar a plantear que realmente durante la llamada existen indicios de engaño por parte de esta empresa) parece que se dedican también a censurar a los que nos atrevemos a denunciar una práctica tan deplorable (por ejemplo aquí o aquí
) por lo que gran parte de los contenidos aparecidos en la red denunciando sus prácticas han sido borrados por el miedo a posibles represalias. Esta es la (supuesta) carta recibida por uno de los portales en los que se denunciaba a Euroloto 24 (en negrita van algunos puntos que me provocan urticaria de solo leerlos):



"Estimados Señores:

Yo Emilio P. C., actuando como letrado y representante de la mercantil Euroloto 24 S.L., tengo a bien realizar las siguientes manifestaciones:

1ª.- El motivo por el que me dirijo a ustedes no es otro que poner en su conocimiento que en determinado blog albergado en su portal se están vertiendo comentarios ofensivos y descalificadores acerca de la empresa a la que represento. Comentarios que obviamente no se acercan siquiera a la realidad, y que son constitutivos de ilícitos penales.

2º.- El Blog específico al que estoy aludiendo tiene la siguiente URL: OJO TIMO !!! “Euroloto 24 Directo” – Burbuja Económica – wsleone | NoticiasERB España

3º.- En concreto se tacha a Euroloto 24 S.L de ser una empresa estafadora, utilizando expresamente la frase siguiente “OJO TIMO!!! Euroloto 24 Directo”. A continuación se puede leer un artículo escrito por Juan R.M en el cual explica la supuesta estafa que lleva a cabo esta empresa, y numerosísimos comentarios de personas que vienen a refrendar este extremo y contar sus experiencias personales.

4º.- No es necesario, ni creo que sea este el lugar para exponer que evidentemente el negocio al que se dedica esta empresa no es en absoluto fraudulento, ya que todas las bases y condiciones del concurso están previamente explicadas y se cumple escrupulosamente con estas. Si alguien se siente engañado es que quizás no leyó adecuadamente el contenido del contrato, lo cual no puede ser achacado a la empresa que es transparente en este sentido.

5º.- En mi criterio, los comentarios y artículos que aparecen en dicho Blog, son constitutivos de un ilícito penal recogido en el artículo 205 del Código Penal Español y que no es otro que el delito de calumnias, que lleva aparejadas penas de hasta dos años de prisión.

6º.- Al no aparecer en dicho blog ninguna información acerca de la identidad del responsable de estos comentarios, y al encontrarse albergado dentro de su portal hemos de tener en cuenta que la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio electrónico dispone que el prestador de servicio de alojamiento o almacenamiento de datos será responsable de aquellos que allí se contengan salvo que no tengan conocimiento de que la información allí insertada sea ilícita o que lesiona bienes o derechos de un tercero susceptibles de indemnización.

7º.- En este concreto momento y por medio de la presente comunicación, damos por hecho que están ustedes perfectamente informados de la ilicitud de los comentarios allí albergados y de las consecuencias dañosas que está provocando para la entidad a la que represento, la cual ha visto mermados sus ingresos notablemente.

Es por esto por lo que les solicito encarecidamente que a la mayor brevedad posible retiren del mencionado Blog cualquier comentario que aluda a la mercantil Euroloto 24 S.L, y en concreto todos aquellos que atribuyan prácticas fraudulentas a una sociedad totalmente legal.

Si en el plazo de 15 días estos comentarios calumniadores continúan siendo visibles en el Blog en cuestión, entenderemos que no han actuado diligentemente en el ejercicio de su responsabilidad y nos veremos obligados a acudir al amparo de los Tribunales para el resarcimiento de los daños que se nos están produciendo.

8º.- No duden en ponerse en contacto conmigo si tienen alguna cuestión que plantearme, para lo cual pueden hacerlo por las siguientes vías:

Ante la posibilidad de que se aventuren a escribirme, "



De lo anterior, me interesa el punto 5ª, en el que menciona el artículo 205 del Código Penal: las calumnias. ¿Qué dice este artículo?:



"Es calumnia la imputación de un delito hecha con conocimiento de su falsedad o temerario desprecio hacia la verdad."



Es probable que en ninguno de los artículos que se han eliminado hubiera tenido cabida este tipo penal, más teniendo en cuenta que lo que se presenta en la red son testimonios de multitud de gente a la que han llamado y otra tanta que se siente engañada (basta hagáis una simple búsqueda en Google para comprobarlo). No hay en ello conocimiento de falsedad ni desprecio de la verdad, sino puro testimonio.
Sin embargo, comprendo el miedo de los portales y blogs que han eliminado los contenidos.

¿Qué hacer ante tal intimidación? Los blogueros somos por norma general gente con muy buena predisposición y sin pelos en la lengua a la hora de opinar siempre que haya fundamentos para ello. Pero a la vez somos gente que escribimos por norma general por amor al arte, y vernos implicados en casos de éste tipo nos puede hacer más mal que bien por los costes económicos que provoca, y solo unos pocos pueden hacer frente a casos de este tipo (Véase, por ejemplo, Enrique Dans contra SGAE
).
Por ello, la única opción que nos queda es esperar a que este tipo de prácticas lamentables en las que descaradamente se aprovechan del cliente dándole información confusa se erradiquen a través de la difusión del caso.

Si os habéis encontrado con un caso igual o similar, no dudéis en difundirlo. Si no queréis pillaros los dedos, hablad de "posible estafa", "posible timo" o "posible engaño" exponiendo vuestro testimonio ante el mayor número de personas posible, porque todavía hoy son muchos los que caen en la trampa. Pero que no nos metan el miedo en el cuerpo por dar nuestra opinión. Démosles donde más les duele, que es evitando que nadie caiga en la trampa.

Por cierto, hace poco era detenido en Palma un hombre por este tipo de prácticas, así que quizá no vayamos tan desencaminados en nuestras sospechas ;-)

¿Quieres estar al día de las novedades del blog?

De vez en cuando escribo cartas. Si deseas recibirlas te pondré al día.