Modo Noche Claro

Aunque ya con los ánimos más calmados por la polémica generada esta semana en torno a la Universidad Camilo José Cela, no podía dejar de apuntar algunos comentarios añadidos para entender un poco mejor las razones del embrollo en el que se han metido ellos solos.

Sin duda uno de los motivos que ha generado una mayor crítica ha sido el hecho de que se quiera implantar este grado sin tener en cuenta la opinión de asociaciones de criminología y criminólogos. Sin embargo, no es difícil comprender esa decisión cuando han sido los únicos que se han saltado a la torera la moratoria de la conferencia de rectores españoles, que pedía a todas las universidades que no se comience la tramitación de propuestas hasta septiembre de 2016”. Así, el aplazamiento significa que las universidades empezarán a impartir grados en 3 años, como pronto, a partir de 2017. En total fueron 57 votos a favor de esta moratoria, 5 abstenciones, y la negativa de la UCJC a cumplir con una decisión ampliamente apoyada.

Queda latente entonces que la predisposición de esta universidad resulta cuanto menos poco dialogante por mucho comunicado oficial que haga al respecto, más encaminado a apaciguar los ánimos que a escuchar propuestas. Sea como fuere, no se explica demasiado que hayan tomado esta decisión de forma unilateral y con tanta urgencia, más que el orgullo de ser los primeros.

Otro de los aspectos que más se ha criticado es que ello provocará un incremento del coste de la formación para el alumnado al inducirle a tener que cursar formación de postgrado. En este sentido, las palabras del rector de la universidad Eduardo Nolla ya dejan entrever que ese es realmente el objetivo, cuando habla de las ventajas que tendrá para el estudiante la reducción del grado en un año: “Lo que gana el alumno es un grado de tipo generalista que se complementa después con un postgrado…o no”.

Curiosamente, en el caso de que un estudiante de la UCJC se decidiera a cursar por el ejemplo su “Máster Universitario en Investigación Criminal: Criminalística” (dejaremos para otro día el debate de si este máster puede considerarse propiamente criminológico) para complementar el grado de 3 años en criminología, el precio total no sería muy superior al que se tiene que pagar en el caso de estudiar el grado de criminología en 4 años (siempre que el precio del crédito sea el mismo tras la implantación del nuevo grado). Actualmente, el estudiante de criminología debe pagar 38700 euros por estudiar el grado en esta universidad, cantidad que se vería reducida a  29150 euros en el caso de llevar a cabo dicha reducción. La matrícula oficial del máster (de dos años de duración) es de 11200 euros, por lo que por 1.650 euros más obtendrían grado+máster. Aunque sigue siendo una cantidad elevada, no lo es tanto teniendo en cuenta que el coste de matrícula de esta universidad es considerable, y que el alumnado tendría un máster oficial en su haber. Por otra parte, esta universidad conseguirá invalidar este argumento desde el momento en que implante algún máster de un año.

En cualquier caso, hay pequeños detalles que dan muestra de que algo no acaba funcionar del todo en esta universidad. Con todos los respetos que merece Íker Jiménez en su labor periodística, no me parece que sea precisamente un referente a la hora de opinar sobre la validez de unos estudios de criminología. Sin embargo, así es como se vende el grado en la web:

ikerjimenez

Si fuera docente de ese centro educativo como mínimo levantaría la voz exigiendo un poco más de rigor. No todo es válido a la hora de vender un producto, y cosas como esta no hacen más que evidenciar que no existe una planificación seria detrás, algo que además de dañar su imagen dificultará en un futuro la inserción profesional de sus alumnos.

En los próximos años, solo aquéllos centros especialmente implicados con sus respectivas comunidades profesionales y que sean capaces de escuchar las críticas y adoptar medidas en torno a ellas serán capaces de mantener su prestigio. En cambio, empresas con una clara actitud unidireccional como la mencionada Camilo José Cela corren el riesgo de acabar cayendo en el pozo. Aún están a tiempo de enmendar el error.

Y para terminar, os dejo un ejemplo de lo que SÍ es saber responer a una crítica.

udima

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para seguir leyendo

¿Es posible hacer un grado con la oferta actual de MOOC?

Ya he hablado en varias ocasiones de la disrupción que ya está provocando el modelo MOOC para las universidades. En primer lugar, las universidades que hasta ahora han estado ofreciendo formación online están presentando considerables descensos en el número de matriculados (la UNED por ejemplo, tuvo un descenso del 12% en el presente curso 2012/2013, y no es la crisis la causa única). En segundo lugar, la oferta de cursos en abierto empieza a ser tan amplia y heterogénea que lo difícil ahora es no encontrar ningún curso de interés.

Tal es así, que alguien se ha decidido a hacer algo que comenté hace unos meses pero que veía aún lejano (que equivocado estaba): intentar hacer el equivalente a un año de grado a través de los diferentes MOOC que hay disponibles.

Se trata de un experimento que, si sale bien, marcará un precedente del que muchos quizá tomemos ejemplo (por lo pronto, yo ya he programado mi propio semestre de criminología, del que os hablaré un poco más adelante). Sea como sea, la universalización de la educación y el acceso al conocimiento parece que avanzan a pasos agigantados.  

El debate sobre las armas 3D : un reto criminológico mayúsculo

¿Cómo abordar el control de armas desde el momento en que cualquier persona que lo desee podrá disponer de una? 
¿Qué vías legales pueden ser efectivas para este caso?
¿Como contrarrestar políticamente la impresión de armas sin que la neutralidad de la red se vea afectada? 
Los criminólogos debemos empezar a abordar el debate antes de que nos topemos con algo que, lo queramos o no, sucederá en un lapso de tiempo más corto de lo que pensamos. 
Quizá, y digo quizá, deberíamos empezar a preocuparnos por la educación que le demos a las próximas generaciones de jóvenes si no queremos encontrarnos con un aumento considerable de delitos en los que las armas de fuego estén presente. 
El tema es de lo más complejo, y las soluciones, nada claras.

{rawcontent rc=38}

 

¿Quieres estar al día de las novedades del blog?

De vez en cuando escribo cartas. Si deseas recibirlas te pondré al día.