Modo Noche Claro

Ya he comentado en alguna ocasión, los problemas de transparencia de las instituciones públicas acarrean importantes dificultades para los investigadores sociales. Del mismo modo, también he hablado en anteriores ocasiones sobre el elevado coste que supone acceder al conocimiento científico. Esta suma de detalles es la que al final acaba incidiendo en la calidad académica de España y su producción científica, que se encuentra a la cola en Europa.

Todo lo anterior viene a colación de una situación con la que se ha encontrado mi buen amigo José María González, experto en materia de criminología vial, quien pidió al INE que se le facilitaran una serie de datos para poder llevar a cabo su Trabajo de Final de Grado con estadísticas lo más completas posibles. En concreto, solicitaba datos totales de condenados en delitos contra la seguridad vial por variable de género en los artículos 379.1, 379.2 380 y 384.

Su sorpresa esta mañana ha sido doble: se ha encontrado con que efectivamente se le concedía la posibilidad de acceder a esos datos, pero a la vez se le instaba a que, para poder obtener esos datos, que son públicos, debía pagar una cantidad de 274,67 Euros para que se la enviaran.

roboine

Se trata de una cantidad desorbitadamente insultante que al final dificulta mucho el acceso a una información que desde aquí hemos reivindicado en varias ocasiones debiera ser pública. Además, por si no fuera suficiente con pedir una cantidad como la indicada, se le exige que esos datos no se distribuyan a terceros, con un ánimo bastante claro de seguir sacando tajada de la información compilada.

Si esa información se ha computado por parte del Instituto Nacional de Estadística, no hay razón para que esta se oculte o se deba exigir un pago para acceder a ella. Hay que tomar conciencia de que esa información pública no es un privilegio, y que debe ser accesible a través de la página del INE. Su acceso debería estar prácticamente al alcance de un niño, algo que no sucede y que de hecho ya había denunciado en una anterior ocasión.

En este sentido, siempre he envidiado el acceso GRATUITO a este tipo de bases estadísticas que brinda Estados Unidos no solo a sus ciudadanos sino a personas de cualquier persona del mundo, sin necesidad de petición mediante. Todos esos datos relativos a justicia se pueden encontrar fácilmente en su web del departamento de justicia  o en el National Institute of Justice.

Debemos reclamar un acceso transparente y gratuito a dicha información. No se trata de informes, no se trata de investigaciones, lo que se pide son, simplemente, que se proporcionen datos que son de todos los ciudadanos y que por ahora parecen solo al alcance de unos pocos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para seguir leyendo

El primer hijo de Criminología y Justicia : Crimibooks

En breve este espacio cumplirá dos años de vida. Dos años en los que todos los que formamos parte de CyJ hemos dedicado un sinfin de horas a generar un debate criminológico que abarcara tanto a especialistas como a público que pudiera desconocer la materia. Y creo que en ese tiempo lo hemos conseguido. Se nos reconoce como ese lugar que un día, en una noche de desvelo, se vislumbró como una buena idea.

Todo el trabajo realizado se ve recompensado viendo como el debate que generamos es cada vez mayor, que los colaboradores van aumentando en número y calidad, y que nuestras opiniones se valoran.

En la parte personal, he dicho en multitud de ocasiones que sacar este proyecto adelante ha sido la mejor decisión que pude tomar, y que se acompaña en la cantidad de objetivos cumplidos desde que iniciamos nuestra andadura. Prácticamente todo lo que se planteaba se ha ido cumpliendo. Se ha conseguido un espacio en el que las opiniones de los colaboradores han mantenido en todo momento su independencia, sin dogmas ni ideologías que primen sobre el contenido.

Y además hemos conseguido generar un pequeño fondo editorial que ya estamos trabajando para ampliar y que es lo que ha posibilitado el nacimiento de un nuevo espacio que no habría ni imaginado que podría ser posible cuando nació CyJ: Crimibooks.

 

¿Qué es y que quiere ser Crimibooks?

Crimibooks busca convertirse en el rincón de lectura de referencia para todos los amantes de la criminología y ciencias afines. Un lugar donde puedas disfrutar de la lectura de libros y revistas con las comodidades propias de la lectura digital, sin trabas absurdas y sin tener que preocuparte de estar descargando archivos digitales. Los libros estarán ahí y no se van a extraviar. Si tienes que buscarlos, los tendrás todos en Crimibooks.

Crimibooks quiere ser a la vez un espacio en el que el autor y el lector sean capaces de tener una conexión mayor. A la vez, se potencia la creación de toda una comunidad de entusiastas de la criminología. Dado que todo aquél que quiera acceder a Crimibooks deberá estar registrado, los comentarios inapropiados y ofensivos y los trolls descienden considerablemente. En Crimibooks no hay lugar para eso.

 

¿De dónde sale la idea de Crimibooks?

Pudiera parecer que Crimibooks es un proyecto creado en un espacio de tiempo muy breve. Sin embargo, todo lo contrario: es resultado del trabajo realizado en dos proyectos diferentes. El primero es, claro está, CyJ. Sin los libros y revistas ya publicados esta iniciativa quizá no hubiera surgido, y sin todo el aprendizaje obtenido en el proceso de publicación de las mismas, tampoco.

Pero es también el resultado de casi un año de dedicación a otro proyecto: Journalify. Un año explorando el campo de la edición en el ámbito académico y las funciones que se deberían trabajar para optimizar el trabajo de los investigadores en su labor bibliográfica ha permitido que la iniciativa Crimibooks saliera prácticamente sola, sin pensarla demasiado. 

En ese sentido, la criminología debe agradecerle todo el trabajo realizado a mi socio y amigo Juanjo Suárez, ya que sin él esto no habría salido adelante. Sin quererlo, un geógrafo ha hecho más por la criminología que muchos criminólogos.

 

¿Cómo accedo a Crimibooks?

Muy fácil: solo tienes que ir a http://crimyjust.com/books y registrarte en alguna de las 3 versiones disponibles: Freemium (con acceso a parte del contenido de manera gratuita), Premium (en sus versiones mensual,semestral y anual) y Padrino. Hemos querido incluir esta última para aquéllos que queráis colaborar en que la iniciativa pueda tener un futuro próspero. El espacio no cuenta con publicidad de ningún tipo,y no gozamos de subvenciones que nos permitan subsistir sin rentabilizar el espacio,ni pertenecemos a grupos de comunicación fuertes que nos guarden las espaldas. Somos independientes (y muy pequeñitos), y como tales, dependerá en gran parte de vosotros que Crimibooks pueda ser un lugar sostenible. Claro está, también de nosotros, y haremos el mayor esfuerzo posible para que os sintáis a gusto leyendo y participando en él. De hecho, estamos convencidos de que contaremos con vuestro apoyo más firme. 

 

¿Diriges una revista, tienes un libro o eres un pequeño editor y te gustaría participar en Crimibooks?

Pues en ese caso te animamos a que nos escribas adireccion@crimyjust.com, y te explicaremos con más detalle cuáles son las ventajas de estar dentro de esta iniciativa pionera.

¿Quieres estar al día de las novedades del blog?

De vez en cuando escribo cartas. Si deseas recibirlas te pondré al día.