Modo Noche Claro

Creo que hay muchos debates en los que se tiende a confundir la libertad de decisión con la libertad de elección. Me explico.

Cada día de nuestras vidas nos vemos obligados a decidir sobre nuestro devenir. Decidir a qué hora poner la alarma para ir a trabajar, decidir qué desayunar, decidir qué hacer con nuestro tiempo libre, etc.

Tomamos cientos de decisiones diarias, incluyendo aquellas que se dan por consentimiento tácito son también decisiones: decido seguir un día más viviendo en la misma casa, decido seguir teniendo las mismas amistades, decido seguir comiendo donuts todas las mañanas…

En cambio, la libertad de elección entra en una dimensión diferente, donde lo que se dirimen son los condicionantes que llevan a que se tomen unas decisiones por delante de otras.

De este modo, aunque una persona tenga siempre la posibilidad de decidir, de decir sí o no a algo, siempre habrá una serie de aspectos que empujan a que dentro de esa decisión haya también un grado de libertad de elección.

Y digo un grado porque nunca habrá una suerte de libertad de elección en un estado puro. Todos estamos sometidos a decidir condicionados por factores que someten en cierto grado a una u otra elección. Lo importante no es tanto aspirar a alcanzar esa suerte libertad de elección pura, sino más bien a labrar un terreno en el que la libertad de elección sea justa y equitativa.

¿Puede decidir libremente una persona intentar matar a otra? Sí, puede hacerlo, pero por esa decisión libre existen una serie de condiciones por las cuales si tomamos esa decisión podremos ser condenados. Y esas condiciones que limitan la libertad de elección son justas.

¿Decide libremente el que se juega la vida en una patera? Sí ¿Tiene libertad de elegir jugarse la vida? Evidentemente, los problemas críticos en su país de origen son los que le conducen a subirse a una patera, por lo que no estaríamos hablando de una elección justa.

¿Decide libremente una mujer ganarse la vida mostrando su cuerpo en Onlyfans? Sí ¿Lo hace condicionada por la extrema mercantilización a la que se ve sometido el cuerpo femenino? Por supuesto, ese condicionante está presente y empuja a quienes toman esa decisión de una forma a todas luces alejada de cualquier condición de igualdad.

¿Decide libremente un chaval que nace, vive y muere en un suburbio dedicarse al menudeo de droga? Sí ¿Lo hace en parte condicionado por la precarización que conduce su vida desde pequeño y por la falta de oportunidades que le esperan? Sí, y por ello es una decisión que se toma desde algo que es per se injusto y muy alejado de cualquier noción de igualdad.

Creo que trabajar por un mundo un poco mejor es trabajar por hacer que cada vez más personas puedan tener libertad para tomar decisiones justas y en condiciones de igualdad. Y que mientras eso no suceda, el activismo social debe mantenerse alerta y sacar a relucir aquellos factores que de algún modo están condicionando con fuerza a tomar decisiones que no se dan de forma justa.

Del mismo modo, el científico social debe ser el responsable de arrojar toda la luz posible sobre cuáles son los factores que llevan a un individuo a tomar ciertas decisiones y dirimir si se ajustan a la idea de libertad justa y equitativa.

P.D: Esta disertación no ha sido patrocinada ni por John Rawls ni por John Stuart Mill.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para seguir leyendo

¿Quieres estar al día de las novedades del blog?

De vez en cuando escribo cartas. Si deseas recibirlas te pondré al día.