Oscuro Claro

Philip Spagnoli publica hoy en su excelente blog sobre derechos humanos un interesante dilema legal y moral en base a un reciente caso de intento de suicidio. Os traduzco la historia, que es la siguiente:
 

“El 14 de marzo, Bei Bei Shuai cumplirá un año en la cárcel del condado de Marion, Indiana. ¿Su delito? El fiscal habla de tentativa de feticidio y asesinato. Lo que en otras palabras es: un intento de suicidio durante el embarazo. En diciembre de 2010 Shuai estaba empezando a trabajar en un restaurante chino en Indianápolis con su novio, Zhiliang Guan, del cual estaba embarazada de ocho meses. Justo antes de Navidad, él le dijo que estaba casado y que tenía otra familia, con la que regresaba. Cuando Shuai le rogó que se quedara, él le arrojo dinero en ella y la dejó llorando de rodillas en un parking. Desesperada, se envenenó con mataratas y escribió una carta en mandarín diciendo que se suicidaba y que “tendría a este bebé conmigo en el Hades”; unos amigos consiguieron llevarla al hospital justo a tiempo para salvarle la vida. Ocho días más tarde , su hijo, Ángel, nació por cesárea y murió de una hemorragia cerebral a los cuatro días. Tres meses más tarde, el fiscal recién electo, Terry
Curry -demócrata- presentó cargos en su contra, alegando que el veneno para ratas que casi mató a Shuai había matado a su bebé. Si es declarada culpable, se enfrenta a entre cuarenta y cinco y sesenta y cinco años de prisión.”(Fuente)

 

El caso es lo suficientemente complejo como para suscitar un amplio debate. ¿Debería ser declarada inocente o culpable? ¿Es una acción moralmente reprobable, vista la situación en la que se encontró?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Relacionados

Experiencias de lectura

Uno de los conceptos de la conferencia de ayer de Javier Celaya que me quedó grabado fue el de “experiencias…

Grandes cracks azulgrana

Recuerdo que mi afición al futbol (a verlo, no a jugarlo) fue bastante tardía. El primer partido completo que vi…
Suscríbete ahora y recibe el ebook Nadie Debería Trabajar Jamás gratis
¡Lo quiero!
Total
0
Share